La Navidad es una época marcada por los excesos: se come mucho, se consume más alcohol de lo habitual y, aunque es época de vacaciones, se duerme poco. Todos estos factores afectan inevitablemente a todo el organismo, incluida la piel.

Muchas calorías, muchos hidratos de carbono de alto índice glucémico (como los dulces), al igual que un excesivo consumo de productos lácteos favorece la secreción de grasa empeorando un acné preexistente o desencadenándolo.

Además, aumentan los problemas digestivos y es frecuente que al producirse una disbacteriosis intestinal la piel también sufra las consecuencias.

A la vuelta de las Navidades, otro perfil de paciente que sufre los excesos navideños son los pacientes de rosácea que suelen empeorar y por ello, junto al tratamiento médico, es aconsejable corregir un poco la alimentación, el exceso de azúcares en la dieta aumenta la absorción de agua y puede provocar mayor retención de líquidos. También, en estas fechas nos levantamos más abotargadas y con más celulitis. Si al azúcar le sumamos la sal de los mariscos u otros alimentos, las bolsas de los ojos también serán más visibles.

 

 

 

Seguir leyendo
en https://www.correofarmaceutico.com/tododermo/cuidados-de-la-piel/como-afectan-los-excesos-de-la-navidad-a-la-piel.html

DRA. PALOMA CORNEJO, dermatóloga en estética avanzada.

 

Solicita consulta online

Solicita una cita online o evaluación de tu problema

Solicitar Cita Online