ELIMINACIÓN DE TATUAJES Y MICROPIGMENTACIONES

Entendemos por tatuaje a la introducción de pigmentos insolubles en la dermis con el objetivo de provocar inscripciones permanentes en la piel.

Los tatuajes son tan antiguos como la propia humanidad, de hecho, los más remotos de los que tenemos constancia datan de hace 5300 años (momia de Otzi). A lo largo de la historia los distintos pueblos y razas se han tatuado con propósitos muy diversos: curativos, mágicos, religiosos, socioculturales, penales u ornamentales. Hasta convertirse en nuestros días en un fenómeno sociocultural siendo especialmente populares entre los jóvenes.

Tipos de tatuajes

Aficionados. Los que no realiza un profesional con instrumental especifico. Generalmente se hacen con tinta china y son más superficiales y fáciles de eliminar.

Profesionales. Los que realizan los profesionales del tatuaje. Más profundos y con infinidad de combinaciones de pigmentos.

Monocromos. De un único color. Generalmente negros

Multicoloreados

Accidentales. Secundarios a una explosión, accidente… Compuesto de grava, restos de plástico…

Micropigmentaciones. Son los tatuajes cosméticos que se utilizan para maquillaje permanente de cejas, eye liner, labios…Suelen ser más superficiales y con tintas que contienen hierro.

 

¿Cómo se elimina un tatuaje?

Los intentos de eliminar los tatuajes se remontan al antiguo Egipto, son numerosas las técnicas que se han desarrollado a lo largo de la historia con este fin, especialmente en el siglo pasado. Técnicas por lo general cruentas que ocasionaban resultados estéticos pobres, con elevado índice de efectos secundarios, sobre todo cicatrices. El desarrollo de la tecnología ha permitido grandes avances, debidos especialmente al uso del láser, mejorando la eficacia de la técnica y disminuyendo los efectos secundarios.

En la actualidad los mejores resultados se consiguen con el láser Q-switched (láser con emisión energética de alta calidad). El mecanismo de acción del láser Q-switched se basa en la termólisis selectiva. Actúa específicamente sobre el cromóforo (en este caso el tatuaje) respetando el tejido circundante, gracias a que la duración del pulso es inferior al tiempo de relajación térmica (TRT) del cromóforo. Como la partícula de tinta es muy pequeña la duración de cada impacto es muy pequeña también, del orden de nanosegundos (10 -9 sg). La duración del pulso es muy importante, cuanto más corta sea, mayor será el confinamiento de su acción y menor el residuo térmico.

El láser Q-switched actúa mediante un conmutador fotoópico que genera pulsos de alta intensidad de energía y de muy corta duración. Su absorción se produce de forma muy rápida, de manera que la potencia emitida no se transforma en calor sino en una onda de choque que generará la fragmentación mecánica de las partículas de tinta. Así, el haz de luz emitido es absorbido selectivamente por las partículas de tinta que, por efecto fotoacústico, estallan y se fragmentan (fotoacustilisis selectiva). Estos fragmentos resultantes son lo suficientemente pequeños como para poder ser fagocitados por los macrófagos y de este modo eliminarlos a través del sistema linfático.

¿Qué laser utilizamos para eliminar un tatuaje?

Láser Q switched de Nd:YAG/KTP: Puede emitir a 1064 nm (gracias al Nd:YAG) y a 532 nm (gracias al KTP). Emplea pulsos de entre 4 a 10 ns. Es el láser más utilizado en la actualidad para eliminar tatuajes por su versatilidad, buenos resultados, menor duración de sus pulsos, menor residuo térmico y mayor capacidad de penetración. El de 1064 nm emite una luz infrarroja e invisible para los humanos y absorbe el negro y el azul oscuro. Es mal absorbido por la melanina por lo que es el más idóneo para trabajar en pieles oscuras y tiene menor riesgo de provocar hipopigmentación residual. Su capacidad de penetración es de 3-4 mm.

El de 532 nm se obtiene empleando un cristal de difosfato de titanil-potasio (KTP), cuya función consiste en filtrar la longitud de onda de 1064 nm y doblar su frecuencia. Emite una luz verde y absorbe los colores rojo, naranja, amarillo, púrpura, violeta y algunos tonos de verde. Es muy absorbido por la melanina, por lo que es idóneo para eliminar manchas y lentigos solares.

¿Cómo es una sesión de eliminación de un tatuaje?

El paciente ha de venir con crema anestésica ya que el procedimiento aunque rápido es doloroso. La receta de la misma se le dará el día de la consulta.

Una vez limpia la piel se disparará toda la superficie del tatuaje, el cual se pondrá blanco momentáneamente para luego oscurecer. Puede aparecer sangrado en forma de microgotas. Todo depende de la energía utilizada que se decidirá de manera individualizada en cada sesión. Posteriormente aparecerá una costra que se desprenderá en una semana. En consulta te indicaremos como curar la herida y como conseguir la mejor cicatrización.

¿Cuántas sesiones y cada cuanto?

Para que la piel se recupere y para que el sistema linfático tenga tiempo de eliminar los residuos de una sesión previa debemos esperar alrededor de 8 semanas

El número de sesiones necesarias es muy muy variable y depende de múltiples factores pronósticos

Tipo de tatuaje: Generalmente los tatuajes amateurs requieren un menor número de sesiones, entre 2 y 5, mientras que los profesionales requieren un mayor número, entre 5 y 15.

Localización. ES más rápido eliminar un tatuaje de cabeza y cuello y más difícil en las extremidades inferiores

Cantidad de tinta y tamaño. A mayor cantidad de tinta ( por ejemplo tribales) se necesitan más sesiones y el cuerpo tiene más tinta que eliminar

Numero de colores. Un tatuaje multicoloreado es mucho más difícil especialmente si hay verde y turquesa. Hay que tener en cuenta que la composición de la tinta es extremadamente variada y desconocida, y por tanto, sus propiedades de absorción también son diferentes.

Presencia de fibrosis y cicatrices en el tatuaje:

Presencia de Cover up: cubrimiento de un tatuaje con otro. A veces el paciente tiene un tatuaje cubriendo otro. Esto significa doble trabajo

¿Cuáles son las posibles complicaciones de quitar un tatuaje?

Infección: Es muy poco frecuente, relacionada con el descuido del paciente a la hora de seguir los cuidados pertinentes en domicilio. Aunque responden en su mayoría a antibióticos tópicos, para minimizar las posibilidades de infección, se recomienda realizar siempre una cura oclusiva.

Herpes labial: Hay que realizar siempre profilaxis antiherpética en el tratamiento de tatuajes de labios ya que puede desencadenarse un brote

Pigmentos resistentes: no podemos garantizar el 100% de la eliminación de un tatuaje

Cambios de color y textura de la piel: el láser no solo actúa sobre la tinta del tatuaje, también puede destruir melanocitos y melanosomas, porque este pigmento también es diana del láser, por ello debemos extremar las precauciones en pacientes muy bronceados o con fototipos oscuros. Algunas localizaciones y pacientes predispuestos pueden cicatrizar peor que otros

Cicatrices: con frecuencia las cicatrices están presentes antes de iniciar el tratamiento láser, provocadas por la propia realización del tatuaje y que quedan ocultas bajo la tinta. El tratamiento con laser puede producir una discreta sobreelevación del perfilado del tatuaje, por necesitar más sesiones y mayores fluencias. Algunas localizaciones y pacientes predispuestos pueden cicatrizar peor que otros por eso es muy importante que se tenga mucha experiencia en la eliminación de tatuajes para poder predecir la respuesta de la piel

Oscurecimiento paradójico: fenómeno por el que algunos colores se vuelven negros inmediatamente después de la primera sesión con laser. Esto se debe a la trasformación del óxido ferroso en férrico. También ocurre con los pigmentos de titanio (tinta blanca). El color oscuro generado responde bien al laser, especialmente al Nd:YAG 1064 nm pero hay que tenerlo en cuenta.

¿Se pueden eliminar las micropigmentaciones o maquillaje permanente?

Si. Podemos incluso eliminar el delineado de los ojos, aunque para ello necesitamos una lentilla metálica especial para proteger la vista. En los tatuajes rosas, rojos, pardos… hay que tener en cuenta que se oscurecen con el láser y estarán temporalmente mucho más oscuros. Podemos eliminar migraciones de una pigmentación, corregir un diseño inestético de una ceja eliminando parte del pigmento…