¿Es lo mismo una piel sensible, una piel atópica o una piel alérgica?

Piel sensible y reactiva pudieran ser sinónimas, son pieles que reaccionan a las agresiones (frío, calor, sequedad…) y/o que no toleran bien los cosméticos manifestándose con enrojecimiento, descamación, picor…puede ser permanente o episódica por ejemplo tras un peeling agresivo. Otras veces el paciente tiene malestar, pero en la exploración no se ve nada.

La piel atópica hace referencia a una piel en un contexto atópica. La condición atópica suele estar genéticamente determinada. Son individuos con predisposición al asma, rinitis, conjuntivitis primaveral

Es una piel con defectos en su función barrera, en su manto hidrolipídico y se manifiesta con eccemas, especialmente en la infancia localizados en las flexuras de codos, rodillas… En el adulto mejora, pero no siempre desaparece

La alergia es la reacción inmunológica frente a una sustancia. Se puede tener piel normal, pero ser alérgico al níquel presente en la bisutería y solo reaccionar localmente. Hay personas alérgicas a muchas cosas y otras a nada, pero no es sinónimo de piel atópica

 

¿Cuál es la diferencia entre intolerancia y alergia?

Hay que diferenciar la intolerancia de la alergia. En la intolerancia no hay mecanismo inmunológico y en la alergia sí. En la verdadera alergia se necesita un periodo de latencia tras la primera exposición para sensibilizarse. La alergia puede demostrarse con pruebas percutáneas o del parche, pero la intolerancia es más difícil de demostrar.

El dermatólogo es el médico especialista en piel y va a ser el que diagnostique y diferencie los tipos anteriores. Siempre que exista enrojecimiento, descamación picor, eccema facial o corporal, periocular o peribucal debemos ir al dermatólogo. El dermatólogo actuara de detective para ver si hubo algún antecedente culpable como por ejemplo un desodorante, una excesiva higiene corporal con productos inadecuados …y poner remedio. Y os aseguro, no es nada fácil

 

¿Cómo cuidar una piel sensible?

 No existen productos inofensivos 100%, ni lo natural o bio es 100% seguro. A veces nos sorprenderíamos al ver que cremas supuestamente naturales e hipoalergénicas pueden dar problemas, Es cierto que si nuestra piel es muy sensible debemos huir de entrada de ingredientes irritantes como los ácidos glicólicos, retinoicos, excipientes hidroalcohólicos, etc., de maquillajes de mala calidad, pero no siempre lo más caro es lo mejor. También debemos pensar que lo que hoy toleramos puede que mañana no y viceversa ya que la piel sensible puede ser episódica.

El mayor error en estas pieles es auto prescribirse. Al final acaban con un cajón de cremas recién empezadas que no les van bien.

Esta piel debe limpiarse con jabones muy suaves sin detergentes (syndet) ya que estos eliminan el manto hidrolipídico de la piel y la dejan desnudas frente a las agresiones. O mejor aún con agua micelar si se trata de la cara.

El dermatólogo nos dirá si estamos ante una piel sensible-seca que necesita cremas con alto contenido en grasa o si es piel sensible-grasa que necesita más agua que grasa. Esto es fundamental para no empeorar, por ejemplo, una dermatitis seborreica o una rosácea Cuanto menos conservantes y perfumes mejor. Los ingredientes: calmantes y normalizantes.

La protección del sol y de las fuentes de calor es importante. Evitaremos situaciones que la resequen como la sauna. Si sudamos, nos ducharemos con agua templada para retirar el sudor y vestiremos con fibras naturales.

En pieles sensibles es preferible utilizar filtros físicos que químicos cuando nos exponemos al sol. Los filtros físicos suelen ser más blancos, menos cosméticos… pero más seguros en estas pieles al igual que resultan más adecuados para los bebes.

DRA. PALOMA CORNEJO

 

Solicitar Cita Online