La premenopausia es la etapa que precede a la menopausia y en ella empiezan a aparecer los primeros síntomas que te avisan de que tu cuerpo empieza a cambiar. Los cambios suelen aparecer por sorpresa, lo que puede provocar sentimientos como miedo o malestar. Conocer estos cambios y como combatirlos los harán más llevaderos para que esta etapa vital se acepte con naturalidad.

¿Qué es la menopausia?

En términos médicos, la menopausia es la desaparición de los periodos menstruales durante al menos 12 meses. En España la media de edad en que esto ocurre son los 51 años, aunque depende mucho de cada mujer.
Entre 4 y 6 años antes de la menopausia (sobre los 45 años aproximadamente), los niveles de estrógenos (hormona femenina) empiezan a descender poco a poco. Esto provoca una serie de cambios y síntomas que avisan de que el cuerpo está cambiando y preparándose para el final de su etapa fértil. Es la llamada premenopausia y en ella empiezan a aparecer los primeros síntomas.

Por eso en este artículo te hablamos de algunos de esos síntomas de la premenopausia y cómo puedes combartirlos.

1. Las reglas empiezan a ser irregulares

Uno de los síntomas de la premenopausia más reconocibles. Es posible que tus ciclos se acorten o que pases un par de meses sin regla. Debido al descenso de estrógenos y progesterona, los ciclos se vuelven irregulares aunque no desaparezcan… ¡Es recomendable que lleves una agenda o app para apuntar tus ciclos! y siempre estés preparada para sorpresas!!

2. Los sangrados son escasos o muy abundantes.

Según el mes, es posible que tengas grandes variaciones en los sangrados de la regla.

CONSEJO: Esto debes consultarlo con tu ginecólogo ya que existe la posibilidad de reducirlo. Vigila también los niveles de Ferritina que son los depósitos de hierro una anemia ferropenica podría afectar a la calidad de pelo y uñas.

3. Aparecen los primeros sofocos.

Sí, en esta época aparecen los primeros sofocos y golpes de calor intenso. Probablemente serán más suaves que los que tendrás más adelante, cuando entres directamente en la menopausia.

Consejo: Lleva siempre un abanico contigo; evita el café, el alcohol y las comidas copiosas y/o picantes. También puedes aliviar estos sofocos y los que vendrán equilibrando tus niveles hormonales de forma natural mediante los fitoestrogenos que no tienen porque ser soja.

4. Irritabilidad, tristeza, ansiedad.

Es habitual sufrir cambios de humor radicales provocados por los más mínimos detalles. Es frecuente que te sientas triste, nerviosa, irritable… pero no debes sentirte culpable.

Consejo: Nada es más eficaz contra los estados de ánimo complejos como la actividad física frecuente, ya que incrementa los niveles de serotonina en tu cerebro y facilita la relajación mental. Tambien es útil los suplementos de magnesio y el triptofano que es un precursor de la serotonina. El azafrán también es un antidepresivo natural.

 

5. Dolores de cabeza.

Sí, desgraciadamente es posible que aparezcan dolores de cabeza de diferente intensidad durante estos años previos a la menopausia. O las que ya los sufrían noten un aumento de la frecuencia e intensidad de los mismos.

Consejo: Evita el estrés en tu día a día, dedícate tiempo, aliméntate e hidrátate bien y practica actividades que te ayuden a sentirte bien. De nuevo los suplementos de magnesio y la eliminación de los desencadenantes como el alcohol, los dulces, los quesos disminuirán los ataques de migraña.

6. Sequedad vaginal.

Sí, es otro de los síntomas de la premenopausia más habituales. La carencias de estrógenos disminuirá la turgencia de tu mucosa vaginal Esto provocará dolor con las relaciones sexuales. También es posible tengas más infecciones de orina o candidiasis vaginal ya que la alteración y disminución de las secreciones aumentaran el pH de la vagina disminuyendo la flora buena.

Consejo: Puedes utilizar lubricantes, óvulos antisépticos, probióticos y en casos severos da muy buenos resultados la renovación de la mucosa mediante láser o radiofrecuencia.

7. Sequedad de piel y anejos.

También es posible que notes tu piel más apagada, el cabello más seco y lacio y las uñas quebradizas. Otras quejas son: la aparición de vello facial, la couperosis y los brotes de rosácea, la alopecia progresiva…

Consejo: Es un buen momento para consultar a tu dermatólogo para que te asesore con tu rutina diaria, que diagnostique y trate si existe una verdadera patología y que te ayude a prevenir futuros problemas. Y por que no, que te ayude a verte más guapa.

 

8. Trastornos en el sueño.

Los calores pueden aparecer también por la noche, lo cual puede provocar insomnio y por tanto, cansancio y agotamiento generalizados.

Consejo: Intenta ir a dormir y despertar siempre a la misma hora aproximadamente; utiliza ropa de cama de tejidos naturales como el algodón, ya que transpiran mejor; y practica deporte habitualmente.

 

9. Mala memoria.

Los estrógenos están relacionados con algunas funciones del cerebro como la memoria. Al descender estas hormonas, es posible que notes un descenso de tu capacidad para recordar detalles más o menos importantes.
Por otro lado, el hecho de sufrir insomnio y trastornos en el sueño puede incrementar los despistes, ya que te encuentras más cansada.

Consejo: Es esencial conseguir un buen descanso. También puedes modificar tu dieta, incrementando tu consumo de pescado azul (que contiene omega 3), de granos enteros, tomate, aguacate y aceite de oliva.

Y ya sabes: consulta a tu ginecólogo. No tienes que conformarte con encontrarte mal porque sea ley de vida. Hazle caso en lo que te proponga. La menopausia de ahora no es la de antes. Aunque la edad en la que se produce es la misma que antaño la mujer de hoy tiene mucha más esperanza de vida y es física y mentalmente más joven. #Segerf