Hace unos días tuve la suerte de poder disfrutar de una formación en micro nutrición por parte de un superexperto en el tema, el Dr. Jean Pierre Garcia gracias a la invitación de los laboratorios Ysonut.

Es escalofriante escuchar los estragos que la mala nutrición está haciendo a la población occidental: aumento de la resistencia a la insulina, aumento del riesgo cardiovascular, aumento de la incidencia de autismo y trastorno de déficit de atención e incluso disminución del cociente intelectual.

Y es que existe una serie de carencias que se deben a que comemos peor, a que lo que comemos no tiene los nutrientes de antes y a que hay sustancias medioambientales que interfieren en algunas vías metabólicas.

Os voy a dar algunas pinceladas de lo que allí se comentó:

– Existe una carencia generalizada de Vitamina A, E, Hierro, Magnesio, Zn, vitamina D, Omega 3 y Iodo.

– Las personas con más riesgo de carencias son: las que se alimentan de comida basura, las mujeres en estado preconcepcional, las embarazadas y lactantes, los adolescentes, los ancianos y los deportistas.

– La flora intestinal es un bien preciado que debemos cuidar y se va a alterar (disbiosis) si hay una mala alimentación, ingesta de antibióticos, con el stress, con el deporte intenso y con las infecciones. Cuando hay disbiosis la flora oportunista entre la que se incluye Cándida, campa a sus anchas. La disbiosis producirá sintomatología digestiva

– Si la disbiosis es intensa las células del intestino (enterocitos) debilitan sus uniones facilitando el paso de moléculas que pueden dar lugar a intolerancias a la gliadina (gluten), caseína (proteína de la leche), ovoalbúmina (proteína del huevo). A esto se le llama Intestino permeable y producirá sintomatología digestiva y extradigestiva.

– Un intestino permeable puede manifestarse como cansancio, tos seca, fatiga, lengua urente, dolores articulares, migrañas…

–  El tratamiento de esta patología requiere una dieta de evitación de gluten, lácteos y a veces huevo junto con el aporte de probióticos y prebióticos

– Los alimentos amigos que no deben faltar en la dieta son las frutas, verduras, legumbres y pescado azul (sardina, arenque, caballa, bacalao…),

–  Hay que descubrir las algas como superalimento que además son ricas en iodo.

–  El aceite de palma es uno de los grandes enemigos y se camufla en los ingredientes de los alimentos (sobre todo bollería industrial) como grasa vegetal.

Mi experiencia personal ha sido muy buena. En momentos en los que me he sentido con problemas digestivos o para tratar las migrañas he realizado dieta sin lácteos, gluten e incluso sin huevo, todo suplementado con micro nutrición y me he sentido muy muy bien.

En el caso de pacientes con rosácea, urticaria crónica, acné muy inflamatorio aplico también estos principios mejorando el paciente muy rápidamente.

Lo que está claro es que somos lo que comemos.

 

 

 

DRA. PALOMA CORNEJO, dermatóloga en estética avanzada.

 

Solicitar Cita Online