Un número creciente de investigaciones afirma que algunos de los químicos que se emplean en los productos para uñas provocan problemas pulmonares y cutáneos. Se ha visto casos de dermatitis de contacto en cuello o parpados, y sobre todo uñas muy desecadas por culpa de las resinas del formaldeido, el tolueno. «Algunas llegan destrozadas, deshidratadas y astilladas. Se dan casos de parestesia (hormigueo) por los acrilatos de los esmaltados permanentes». Puedes leer más en este articulo de ABC que he escrito.

Lee el articulo completo: //www.abc.es/sociedad/abci-unas-pueden-toxicas-201701212026_noticia.html