1. No todas las rojeces o venitas visibles de la cara (spiders, couperosis) son rosácea. Eso sí, en la rosácea hay una fase vascular que cursa con enrojecimiento facial con o sin couperosis.

  1. A veces se parece al acné dando pápulas y pústulas (las “espinillitas pequeñas” de la fase papulopustulosa) pero el manejo es diferente

  1. En los varones con rosácea avanzada es frecuente la aparición de aumento de los tejidos blandos en la nariz dándole a ésta un aspecto deformado que se llama rinofima

  1. A veces puede afectar a los ojos produciendo conjuntivitis e inflamación de los párpados

  1. En algunos casos se asocia a la presencia de helicobacter pilory en el estómago

 

  1. Es más frecuente en mujeres de raza blanca, de edad entre los 30 y 50 años y con pile grasa

 

  1. En la rosácea la piel es sensible lo que no quiere decir que sea seca. Acertar con la cosmética no es fácil. Déjalo para el dermatologo. Te sorprenderás de los palos de ciego que has dado hasta ahora

 

  1. La alimentación es muy importante. Además del alcohol y los picantes a veces me encuentro con otras intolerancias alimenticias. Es muy frecuente ver empeoramiento tras excesos navideños o veraniegos.

 

  1. Las fuentes de calor la empeoran: saunas, tratamientos de alta temperatura e incluso una excesiva radiación solar pueden hace la brotar o empeorar.

 

  1. El láser ayuda, pero también el tratamiento médico domiciliario. El láser y, en especial la luz pulsada intensa (IPL) es ideal para tratar el excesivo enrojecimiento y los capilares visibles además de bajar la inflamación. Se suelen realizar de 3 a 4 sesiones y la mejoría es muy satisfactoria requiriéndose alguna sesión anual de mantenimiento.

 

 

 

 

DRA. PALOMA CORNEJO, dermatóloga en estética avanzada.

 

Solicitar Cita Online