RESTYLANE SKINBOOSTER: Algo más que una mesoterapia

 

Además de la exposición al sol, los hábitos y el estilo de vida, la degradación de las funciones biológicas de la piel afectan nuestro aspecto. La capacidad de absorber y retener agua, por ejemplo, es esencial para suavizar y dar a la piel un aspecto elástico y lustroso y cuando estas cualidades de retener agua en la piel van desapareciendo, la piel se queda más apagada, menos turgente, un poco más áspera y las arrugas empiezan a aparecer.

 

Hidrobalance es el término que empleamos para describir cómo el ácido hialurónico NASHA mantiene la cantidad de agua de la piel, el balance hídrico. Este balance es la diferencia entre la cantidad de agua que perdemos a través de la piel, y la cantidad de agua que permanece en ella.

Con el tiempo, la hidratación de la piel disminuye a medida que el ácido hialurónico del cuerpo va perdiendo sus propiedades de retener agua. La pérdida de agua a través de la piel se lleva a cabo por evaporación en forma no visible, ocurre en todas las personas en forma continua. Se calcula aproximadamente que en un adulto es de 800 cc en 24 horas. Esto da lugar a una piel más áspera y seca con menos elasticidad. El reloj biológico tiene un papel importante en este proceso, pero también los factores del propio estilo de vida, como la exposición al sol, fumar y beber.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

Inyectando un gran número de pequeños depósitos de ácido hialurónico en las zonas de la piel a tratar, el tratamiento con Restylane Skinbooster mejora la calidad de la piel para obtener una imagen juvenil más definida. Se puede realizar con cánula o con aguja.

 

¿Es un relleno?

No, se trata de un producto diferente al resto de rellenos dérmicos, y único en el mercado. El tratamiento es más un cuidado que una corrección, y los resultados son visibles sin modificar la expresión la cara. Produce un aspecto luminoso ya que suaviza la piel de una forma natural, desde el interior. Al añadir ácido hialurónico de larga duración justo debajo de la superficie de la piel, se restaura el hidrobalance y mejora la estructura, firmeza y elasticidad de la piel, proporcionando una apariencia más tersa y revitalizada. Puede utilizarse para mejorar la calidad de la piel no solamente de la cara sino también de las manos, cuello, labios, escote y la piel con cicatrices causadas por el acné.

 

 ¿Cuántas sesiones? ¿cada cuánto?

Después del primer tratamiento de inicio de tres sesiones, se realiza un tratamiento de mantenimiento aproximadamente dos veces al año