1. Por mucho que te digan, no vengas bronceada/o. Te depilarán con energías más bajas para no quemarte y la sesión no será eficaz ya que el folículo no habrá alcanzado la temperatura necesaria para su destrucción definitiva

 

2. Hay muchísima tecnología en depilación, los precios de dichas máquinas oscilan entre 3.000 hasta más de 60.000 euros. ¿Cuál crees que es la diferencia? ¿Sólo la marca? NO. Es la potencia de salida y la versatilidad en longitudes de onda. Si la máquina no es potente difícilmente depilará un pelo fino que requiere disparos con duraciones de pulso más cortas debido a su menor diámetro. Los que tenemos tecnología de alta gama no somos tontos y nos gusta lo caro, es que las prestaciones y la eficacia es mucho mayor.

 

3. El pelo nunca está igual. Al principio es más fuerte y es más fácil pero luego es más fino y por eso hace falta versatilidad y cambio de parámetros. Eso solo lo consigue un equipo potente manejado por un personal especializado

 

4. Pide que te expliquen el verdadero pronóstico a largo plazo de tu depilacion. No es lo mismo unas axilas de mujer, que una espalda de un varón. En este último caso el pelo sigue saliendo a lo largo de la vida. El pelo que se destruye no vuelve a salir, pero hay folículos que hacen pelo continuamente por efecto de los andrógenos.

 

5. Si tu piel es muy oscura porque eres latino, asiático o de color tendrás que depilarte con longitudes de onda más largas como el Nd-YAG ya que incluso con diodo puedes correr riesgo. Puede que incluso sea imposible hacértelo. Infórmate en un centro médico especializado y pide una prueba que valore la seguridad y la eficacia.

 

6. No creas cuando te digan que no existe ningún riesgo. La piel puede calentarse de más y sufrir una quemadura. Sobre todo, si es pelo claro y fino y tu piel más bien oscura. Afortunadamente esto no es muy frecuente. Lo importante es minimizar el riesgo y, muy importante, que sepan manejar cualquier efecto adverso si desgraciadamente sucede para que te recuperes perfectamente

 

7. Si sufres de vello facial es muy importante la valoración médica. Especialmente si además sufres de otras manifestaciones de hiperandrogenismo con acné, alopecia. Tu médico o tu dermatologo solicitarán una analítica enfocada a descartar patología hormonal y podrá prescribir un tratamiento médico para frenar y mejor tu problema a la vez q te depilas.

 

8. Hay zonas que van mal. No depiles la pelusilla facial, la pelusa de los brazos, la línea alba con poco pelo… a veces el afeitarlas las hará después más evidentes.

 

9. Debes esperar los intervalos entre sesiones que te aconsejen. Si es demasiado pronto, no habrán salido todos los pelos y la sesión solo afectará a unos pocos y habrás tirado tu dinero. Lo sé, te entiendo, esperar con vello facial es desesperante, pero te diremos que puedes hacer mientras tanto.

 

10. NO te líes con la duda de si depilarte con IPL o Láser. Nosotros tenemos los dos y los utilizamos en función de la indicación. Sí son potentes los dos funcionan. El Ipl no requiere un rasurado tan exhaustivo como por ejemplo los láseres de diodo y nos van muy bien en la región facial porque es esta zona no queremos afeitar. Eso sí, la luz pulsada es más complicada de ajustar y requiere más experiencia para trabajar con los parámetros correctos.

 

 

 

DRA. PALOMA CORNEJO, dermatóloga en estética avanzada.

 

Solicitar Cita Online