La mayoría de los aceites esenciales se obtiene a través de la destilación y presión en frío”, “De esta forma se consigue obtener un líquido que representa la esencia pura de la planta y nos permite disfrutar de todas sus propiedades. Su función no es sólo cutánea sino también estimula otros sentidos, teniendo efectos sobre la psique”. Los aceites esenciales de lavanda, manzanilla y árbol de té son los únicos que pueden aplicarse directamente en la piel, el resto han de ir siempre diluidos.

Lee mas en este articulo en el que he colaborado:

//www.elmundo.es/vida-sana/cuerpo/2017/07/13/595f6d1de5fdea664d8b45ca.html