El ácido hialurónico no sólo sirve para el tratamiento de arrugas faciales sino que es capaz de inyectarse en la pared vaginal para hidratarla y de rellenar unos labios mayores atróficos que envejecen el aspecto de la vulva.

El 80% de las mujeres perimenopausicas o menopáusicas están afectadas de sequedad vaginal o vulvar. Esta sequedad aumenta cuando la mujer toma medicación antidepresiva. Con la falta de estrógenos la mucosa vaginal se hace más seca, menos vascularizada, menos hidratada, menos elástica y se hace más fina. En consecuencia, la mucosa se atrofia y disminuye su función sexual. Aumenta el dolor con las relaciones sexuales y las infecciones de orina Inyectando acido hialurónico en sólo 9 puntos podemos reponer el agua de las paredes vaginales aumentando su elasticidad y su función barrera.

Otro problema, esta vez más estético, pero que tiene su importancia, es el de la disminución de tamaño de los labios mayores con atrofia de la vulva, la cual aumenta la  exposición de los labios menores y produce mayor sequedad. Aunque no se comente, la estética de los genitales es importante, sobre todo ahora con la depilación completa de ese área. La demanda de tratamiento es creciente, aún pequeña, por vergüenza o desconocimiento de las soluciones ahora existentes. El ácido hialurónico es capaz de rellenar ese volumen perdido y devolver un aspecto juvenil a la zona.
Desirial® es el primer gel antioxidante de ácido hialurónico formulado especialmente para preservar la salud íntima de la mujer y cubre ambas indicaciones e incluso mejora la cicatriz de la episiotomía y aumenta el tamaño del punto G

Por tanto, es cuestión de confianza y pérdida de miedos el  solucionar cosas tan sencillas que pueden incapacitar a la mujer para una vida sexual sana.