Cada vez son más las famosas que se niegan a seguir un canon de belleza imposible para la mujer de la calle. Y es que tener una talla 36 no es lo normal.

A mi consulta llegan muchas mujeres preciosas que no miden más de 160 cm, ni pesan menos de 60 kg, ni sus piernas (ni las mías) caben en un pantalón skinny, ni tienen una 36 o 38.

 

Quiero que estas mujeres se sientan mejor con su cuerpo y sacar de este el mejor provecho. Les digo  “si la vida te da limones haz limonada”.

 

Por tanto:

 

  • Si eres ancha de cadera potencia tu tren superior y ensanchando hombros te verás muy proporcionada.

 

  • Saca tu mejor postura, potencia tus abdominales y ponte recta. Te sorprenderás lo que reduce tu cintura.

 

  • Si la piel de naranja es muy evidente vamos a mejorarla para evitar que cronifique, para que te veas más lisa, pero será una lucha dura contra una tendencia natural. Se constante pero no te obsesiones. La que más se fija en ella eres tú.

 

  • Si hay algún acumulo de grasa localizada que realmente condiciona tu forma de vestir vamos a reducirla con la criolipolisis o con otros métodos que destruyan al adipocito, pero has de aprender a comer sano, a aumentar tu masa muscular (no temas, no te vas a virilizar) para que estés más definida y para aumentar tu metabolismo basal.

 

  • Si tienes pesadez, retención de líquidos que dan a tus piernas un aspecto más recto, vamos a drenarlas, a mejorar lo que comes, a mejorar tu circulación venosa y linfática y a corregir el estreñimiento.

 

Podemos ayudarte a sacar lo mejor de ti, con tu genética no con la de otra.

 

Pero sobre todo quiérete. Una mujer segura resulta mucho más atractiva que muchas tallas 36.

 

 

DRA. PALOMA CORNEJO, dermatóloga en estética avanzada.

 

Solicitar Cita Online